Adiós, Cyber

Todo tiene un principio y un fin.

Todo empieza con el nacimiento y acaba, como no, con la muerte.
Y la vida de Cyber Comics hubiera debido ser más longeva, pero una enfermedad degenerativa la está matando. Le quedan pocos meses de vida.

No espero que lloréis, no merece la pena. Goliat, esta vez, ha podido con David. Espero que otros héroes tengan más suerte que nosotros.
No me puedo echar culpas encima. Ni decir que no se lee.

Sí puedo decir, muy alto y muy claro, que no se compra. Porque no se puede, señores.

Vivo en una ciudad con una muy elevada tasa de paro. Una ciudad que empezó siendo dormitorio y acabará siendo cementerio.

Una ciudad de las que se les llena la boca con sus magnificencias pero que compran al gigante de turno o prefieren ir en metro a la capital a ver películas, comprar libros, ropa e incluso comestibles.
Una ciudad que se muere y que nos arrastra en su agonía. Como el maltratador: ni contigo ni sin ti. Así me siento yo. Maltratada, ninguneada, puteada, cabreada y por encima de todo…agotada.
Ni puedo, ni quiero ni debo luchar más. Podría escudarme en “secuelas” de mi susto. Pero no, simplemente es agotamiento mental. Las horas que pasas pensando en cómo, a quién, cuándo y cuánto debo pagar. Malabarismos con cuchillos afilados. Cae uno y me desgracia por mucho tiempo.

Esta será mi última Fira del Llibre. Mis últimos meses frente a un barco que desde hace tiempo que hace aguas, pero que yo me empeño en parchear.

Quiero dejar esta etapa atrás. Personal y profesionalmente. Necesito avanzar, no dejarme llevar por las emociones. Tengo muchas cosas que cambiar en mi vida si quiero ser feliz y una de ellas es quitarme este lastre que me arrastra hasta el fondo, hacia el pozo de la amargura.

He vivido mis mejores años como librera, como amiga…me habéis dejado entrar en vuestras vidas y yo os he dado mi corazón. Antes que se acabe marchitando del todo, necesito electroshock. No me perderéis nunca, como sé que a muchos de vosotros tampoco os perderé. Otros han caído en el camino. Quizá por mi poco aguante o el suyo. Les dije adiós en su momento.

A vosotros os digo Hasta Pronto, Hasta Siempre, Para Siempre…os doy las gracias por haberme acompañado en este viaje. No me siento perdedora, no es un combate igualitario. Me siento como la luchadora que he sido siempre pero Cyber no merece más mis lágrimas.
Señores editores y distribuidores…empaticen con los libreros. No permitan que las librerías sean pequeños reductos, como aquellos galos tan famosos, frente a “romanos” invasores.

Ayuden a mantener vivas esas librerías de ciudades pequeñas. No piensen en publicar tantos y tantos títulos que pocos van a poder comprar. Los tiempos de oro del tebeo ya pasaron. Y esos, no serán como las golondrinas de Bécquer. Esos no volverán.

Os deseo mucha suerte compañeros, a los libreros que amáis esta profesión por encima de Goliats que no saben ni un ápice sobre nuestra cultura. A los oportunistas de turno…que os follen.

I have a dream…pero me temo que el despertador ha sonado varias veces y por mucho que lo posponga mi jornada ha de empezar y acabar.
Muchas gracias por acompañarnos durante 24 años. Badalona no se merece ser ciudad de tercera ni mi librería se merece un cierre más digno.

Os quise, os quiero y os querré.

Mónica Mateo
Badalona, 21 de junio de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*